3
2/14

Cómo llegué a ser una puta

Categoría:Relatos

Hola a todos me llamo Raquel, aunque todos me conocen como kema actualmente tengo 30 años y les escribo para contarles del como llegue a convertirme en una puta.

Esto empezó cuando yo estaba en el colegio, pero antes les diré que vengo de una familia muy numerosa soy la sexta hija de 10 mis padres nunca estaban en casa se dedicaban al trabajo y nosotros estábamos en el cuidado de los hermanos mayores, así que cada quien hacia su vida como le diera la gana.

Como les decía todo empezó en el colegio, yo pertenecía a un grupo de amigos que mas que estudiar salíamos de parranda a todas partes más parábamos en la playa en el bosque o en alguna casa vacía tomando, bailando o jugando. Es así que una de las chicas mas grandes dijo que hiciéramos algo más divertido en el juego, quien perdía debía tomar un vaso de licor y si el perdedor era varón tenía que quitarse toda la ropa y si era mujer tenía que chupársela a uno de los chicos, yo tenía miedo pero como en el grupo todos aprobaron no me quedo otra que aceptar.

Primero perdió un chico quien se quitó la ropa y quedó desnudo y vi una verga de tamaño normal, luego perdió la que dio la idea y empezó a mamarle al chico desnudo, lo hizo tan bien que el chico quedó con una sonrisa en la boca y yo me quedé nerviosa pero atenta a cómo lo hizo, luego perdió otro chico que tenía una verga más larga y gorda y luego me tocó a mí, me acerqué al chico y cogí su verga con mi mano esta se levanto rápidamente antes que la pusiera en mi boca.

Creció tanto que temblaba toda pero repetí lo que hizo mi amiga me la metí en la boca y según empezaba a chuparla me encantó. En menos de lo que pensé dejé de temblar y chupaba como una experta me la tragué toda sentía como me dolía la garganta a rato me daba arcadas pero no importaba me encantaba lo que estaba haciendo hasta que sentí una descarga fuerte en la garganta.

Me tomé toda su leche y se la dejé libre de todo rastro de leche, y así ese día terminé comiendo unas tres vergas.

Y así se dieron en adelante nuestros juegos, me mamé todas las pollas de los chicos del grupo, de un momento a otro la cantidad de chicos aumentaron en el grupo y la mayoría de ellos quería que yo se las mamara y yo no me hacia la difícil me encantaba que me la metieran hasta la garganta.

Al parecer los chicos se pasaron la voz en el colegio de cómo yo las mamaba, que los chicos siempre me pedían que se los chupara a cambio de que ellos hacían mis tareas o daban los exámenes por mí, incluso pagaban las pensiones o las cuotas a cambio de una mamada, mas paraba en los baños o los rincones del colegio chupando y lamiendo que con mis amigos.

Hasta que un día un profesor de matemáticas se enteró y mandó llamar al aula y me dijo kema estas mal y parece que no vas aprobar este año, le dije que tengo que hacer a sabiendas de lo que quería, así que se la saqué y se la mamé era una verga grande, como la que todavía no había encontrando con los chicos, era gruesa y grande muy venosa y muy experimentada pues la metía y sacaba y movía dentro de mi boca que estaba tan caliente que sentía que mis pechos estaban duros y mi coño estaba súper húmedo, luego de mamarla por un largo rato la sacó y me dijo que quería meterla en mi coño.

Yo le dije que solo chupaba, no otra cosa, acto seguido me la volvió a meter en la boca con más fuerza hasta la garganta que dejé toda su leche en el fondo de mi garganta y no la sacó, se quedó largo rato ahí yo sentía que me ahogaba, desde ese día todos los días tenía que ir al aula para mamársela y así aprobar el curso. Así mamaba vergas de alumnos y profesores hasta que a los catorce años el profesor de matemáticas me mando llamar y me dijo que mil mamadas no iban a hacer que aprobara el curso y yo necesitaba aprobar.

Luego me digo que como yo era una puta debería dedicarme a eso y ser realista con mi profesión ya que tal vez no cobraba dinero por mis mamadas pero si cobraba otras cosas, entonces me entregó una bolsa y me dijo que me esperaba en una calle que no conocía muy bien a las seis de la tarde vestida y arreglada con lo que estaba dentro de la bolsa si realmente quería aprobar el año.

Me fui a casa, vi lo que contenía la bolsa, un estuche de maquillaje con todo lo necesario, una máquina de rasurar, unas medias negras de media pierna, un tanga muy pequeño de color blanco de encaje semi- transparente, un sujetador igual de pequeño, una mini falda marrón que con las justas me taparía el culo y una blusa súper escotada, no lo tuve que pensar mucho pues estaba mi futuro en juego pues para mis padres era la mejor alumna del cole, además me dije que tenía que perder mi virginidad si no la había perdido ya mamando tantas vergas y me encantaba, era el momento de experimentar una buena follada y qué mejor que con ese pollón que se manejaba el profesor.

Así que me alisté, fui a darme un baño, depilé mi rajita como lo hacía mi hermana mayor y depilé todo lo que tenía que depilar me vestí con la ropa que medio sentía frio en mi culo pues prácticamente estaba fuera, el sujetador solo cubría mis pezones y con la blusa quedaba todos mis pechos al descubierto, al verme vestida así sentía una ganas de que me follaran, ya estaba más caliente que nunca saque un abrigo y una cartera y salí a la calle a esperarlo llegue 10 minutos antes a esta calle donde vi a varias chicas paradas allí en ropas parecidas a las mías e incluso con los pechos al aire, supe que era la calle de las prostitutas allí me había citado mi profesor, me paré en la esquina que me especificó, me quité el abrigo, lo guardé en mi bolso y esperé.

Mientras esperaba varios hombres me preguntaban qué cuanto cobraba igual de los carros que pasaban por allí, pero yo me hacía la sueca hasta que se detuvo un auto me dijo: eh, puta ven aquí ¿cuánto cobras un completo?, yo no sabía si ir ,me incliné para ver quién era, (mi profesor) me acerqué y me subí, me alcanzó un billete y arrancó el auto me dijo mientras llegamos dame una mamada, yo me agaché sobre su verga y empecé a chupar no tardó mucho en descargar toda su leche en mi boca yo terminé de limpiarla toda y guardarla.

En eso llegamos a un hotel entramos de frente a una habitación, allí me dijo puta de mierda que bien te queda esa ropa, quítatela toda, así lo hice.

Me desvestí todita y quedé desnuda delante de mi profe. Dijo ahora sí eres mía por el valor del dinero que te di, que lindo coño depiladito tienes, ahora ponte de rodillas y chúpamela, era la primera vez que lo vi desnudo y empecé a chupársela.

Esto me gustaba tanto que se dio cuenta, me dijo así que te gusta chupármela perra ya veo siempre que me la mamabas te ponías caliente... mira esos pezones cómo se ponen duros y cómo te mojas... hasta te resbalan tus jugos por tus piernas, se la mamé un largo rato, luego sacó su verga de mi boca, me tumbo en la cama y empezó chuparme los pezones a morderme y jalarlos con fuerza que me hacia doler pero a la vez sentía también un placer indescriptible. Bajó por mi estómago y llegó a mi chocho, lo besó y chupó, metió su lengua y parte de sus dedos, yo ya no aguantaba de placer, luego me llevó al borde de la cama y allí puso su carajo a la entrada de mi vagina y poco a poco lo metió aunque yo quería que lo metiera todo de una sola vez de lo excitada que estaba.

No sentí dolor alguno luego lo volvió a sacar y esta vez lo metió de una sola vez y empezó un mete y saca que alocaba, mientras hacía esto con sus manos acariciaba mis pechos, mis pezones ya no los sentía, veía que crecían cada vez más, me giró y me la metió por detrás mientras con sus dedos abría mi culo, vas a ser mía, mi puta que buen billete te estoy pagando, empezó a meterme sus dedos en mi culito yo sentía dolor pues metía y abría sólo con su saliva y eso si dolía, de un momento saco su verga de mi coño y lo puso en la entrada de mi culo y sin contemplaciones me la metió de una sola vez ,yo grité por el dolor que él me dio un cachete en las nalgas, le supliqué que la sacara pero no me hizo caso, aguanta puta de mierda… para eso te pago ahora sí estás sangrando me dijo, te quité la virginidad.

Acto seguido empezó con su mete y saca yo sentía que me ardía hasta el estomago como si me hubiesen metido un hierro caliente, ardía y dolía pero era súper agradable ahora quería más, que no la sacara, en eso siento que deja algo caliente dentro de mi culo que a la vez hace que mi culo se sienta bien refrescado y mi profe saca su verga y me pide que se la limpie y me la mete en la boca donde se la limpio, luego me separa las piernas y me dice mírate puta como te la dejé bien abierta me miré en el espejo y vi mi culito bien abierto saliendo leche de él y un pequeño hilo de sangre, después lo hicimos unas tres veces más en el baño y la cama a eso de las diez me dijo mañana nos vemos en el mismo lugar y a la misma hora y se fue, me dejó en el cuarto luego de cambiarme e irme a mi casa en la noche no pude dormir bien por el ardor y dolor que sentía en el culo de tanto haber follado por ahí.

Al día siguiente lo esperé vestida como él quería, en el mismo sitio llegó en el auto subí pero mi sorpresa fue grande, en el auto había dos profesores, saludé y le dije ¿qué pasa? Nada, son tus clientes de hoy día, así que trátalos bien.

Llegamos al mismo hotel, entramos los cuatro, él me dijo haz lo que ellos te pidan yo regreso en un par de horas, ellos se desvistieron y vi sus pollas listas para follar.

Hice lo mismo, me quité la ropa y les empecé a mamar luego uno de ellos me la metió en el coño mientras mamaba al otro, esto me encantaba así intercambiaron lugares.

Luego uno de ellos se hechó en la cama y yo me senté encima de su rabo, el otro me echó hacia atrás y metió su verga en mi culo, así me estuvieron follando.

Uno quiso terminar en mi boca y el otro sobre mis tetas luego de terminar se vistieron y se fueron, yo aproveché para darme un baño y esperar a mi profe. Llegó a las dos horas, entró y me dijo aquí tienes tu dinero, lo puso sobre la mesa salió y volvió a entrar con dos tipos grandotes que parecían de esos que trabajan en el puerto, atiéndelos bien y regreso en dos horas, tuve que volver a hacer lo mismo solo que esta vez las vergas no eran normales.

El moreno tenía una gigante y gruesa y el blanquito algo más delgado pero grande, medio que se curvaba hacia un lado.

Ven para acá puta, me dijeron chúpate estas y empecé con el placer más grande apenas entraban en mi boca, me dolían las comisuras de los labios así como la garganta pero eran algo emocionante, mientras las mamaba ellos rifaban que hueco iban a llenar el moreno ganó mi culo y el blanquito mi conchita, me pusieron de espalda contra la pared y el blanquito me la metió en la conchita luego el moreno me la metió por el culo de una sola sin compasión me dolió tanto pero una puta no debe quejarse debe estar al servicio del cliente, luego el blanquito se sentó en una silla e hizo que se la mamara mientras el moreno me cogía el culo luego cambiaron de lugar el blanquito me cogió la conchita, el moreno se corrió dentro de mi culo dejando un montón de leche y el blanquito dentro de mi boca tragando toda la leche, se vistieron y se fueron

En eso entró el profe me dijo que me echara en la cama con las piernas abiertas frente al espejo, separa mis nalgas y me dijo mírate el culo perra vi como mi culo estaba súper abierto con ese garrote del negro salía la leche que me dejo dentro, tiró el dinero en la mesa y se fue sin antes decirme: te espero mañana en el mismo lugar.

Al día siguiente me recogió en el mismo lugar, esta vez me llevo a un hotel diferente entramos en la habitación me dijo que me desvistiera, lo hice, luego me dió un baby doll negro transparente y ponte los zapatos ahora vamos a fuera salimos y me dijo quiero que te quedes aquí parada con la puerta semi abierta luego vi que otras chicas hacían lo mismo se paraban en las puertas en baby dolls o en ropa interior o con los pechos al aire entonces me di cuenta que era un prostíbulo porque empezaron a llegar varios chicos, el profe me dijo quiero que sirvas aquí sin chistar dales lo que quieran ya regreso a las diez.

Así empezaron a llegar más hombres de todo tipo, pasaban y miraban a todas las chicas y entraban donde les gustaba, el primero en escogerme fue un chico de unos 20 años, me dijo entramos me gustas están ricas tus tetas y tu coño depilado dicho esto cerró la puerta me dio el ticket que decía servicio completo junto con un condón, se quito la ropa yo me quité el baby doll, me acerqué al chico, le pase el culo y las tetas para que se levantara su verga luego le di una mamada y esta se levantó.

No era nada del otro mundo, le puse el condón y el chico me penetró la conchita, no era experto, luego vi sobre la mesa un gel para el culo, me lo puse y el muchacho me la enculó y se corrió dentro de mi culo, luego procedí a quitarle el condón darle una limpiada con la boca porque eso me gusta mucho.

El chico quedó agradecida y salió mientras yo me hice la limpieza, me vestí y salí a la puerta. Esa noche habré atendido a unos 20 clientes de todo tipo de vergas grandes, chicas, gruesas, delgadas etc...

Mi profe llegó a las diez, me pidió los tickets, vístete dijo y salió, regresó y me entregó el dinero: toma tu dinero puta, te dije que esta era tu profesión, dicho esto salimos. Subí a su carro, me llevó a la calle donde me recogió y se fue sin antes decirme: te espero mañana a la misma hora.

Al día siguiente fui al sitio espere más de cuatro horas pero mi profe nunca llegó, yo estaba tan caliente porque no podía dormir sin haber recibido mi dotación de verga del día, así que decidí aceptar uno de los llamados de los carros me dijo cuánto cobras no sabía que responder, le dije un valor parecido al que me entregaba mi profe, el chico dijo completo yo dije sí, él me dijo sube y fuimos a una calle oscura, allí hice mi servicio.

Luego me dijo: baja puta, me bajé, el arrancó, yo regresé a la calle y fui levantada por tres clientes más.

Así fui por un año a esta calle esperando que mi profe regresara pero esto nunca sucedió, así que me dediqué a ser puta a tiempo completo porque me gusta el dinero y sobre todo me gusta mamar vergas y que me enculen con todo.

Hoy en día trabajo para una empresa las 24 del día tengo todo lo que siempre quise y cojo todos días porque sin coger no puedo vivir, incluso cuando estoy con esos días tengo que coger para lo cual tengo mis juguetes pero no hay como un hombre con una verga caliente y latente que te derrama toda esa leche ya sea en la concha, en el culo, en la cara, en la boca o sobre las tetas donde ellos quieran dejártela.

Nunca más vi al profe porque tampoco nunca más regresé al colegio aunque aprobé sin asistir con honores y ya se habrán dado cuenta porque me dicen Kema: RaQUEl MAmona, ya les escribiré para contarles mis historias en todos estos años de puta.


  Año 2014
 Agosto  Julio  Junio  Mayo  Abril  Marzo  Febrero  Enero
  Año 2013
 Diciembre  Noviembre  Octubre  Septiembre  Agosto  Julio  Junio  Mayo  Abril  Marzo  Febrero  Enero
  Año 2012
 Diciembre  Noviembre  Octubre  Septiembre  Agosto  Julio  Junio  Mayo  Abril  Marzo  Febrero  Enero
  Año 2011
 Diciembre  Noviembre  Octubre  Septiembre  Agosto  Julio  Junio  Mayo  Abril  Marzo  Febrero  Enero
Copyright© Todos los derechos reservados
Plug-in Flash requerido Optimizado para Explorer 7.0 o superior y Firefox 3.0
Para todas las consultas atencioncliente@maesen.es o al teléfono 902300069.